El sábado pasado empecé mi certificación como Coach de vida y además de pasar un día con gente maravillosa y haciendo contacto con lo más profundo de mí, hicimos un ejercicio hermoso, del cual me gustaría compartir los resultados.

 

Con la intención de encontrar nuestra misión de vida, nos empezar haciendo una carta a una persona que quisiéramos mucho (en mi caso fue a mis hijas) diciéndoles 5 o más cosas que quisiéramos que supieran sobre la vida. Estos fueron mis 5 postulados:

 

  1. Siempre puedes ver las cosas de diferente forma. Tienes la fortuna de contarte la historia que quieras acerca de cualquier situación. Cuéntate siempre la historia buena, la que te traiga más paz, la que te haga más feliz. Al escoger esta historia te concentras en lo positivo, abres espacio para la felicidad y el amor en tu vida. Escoge siempre esa historia.
  2. Agradece, siempre agradece. Lo que sea que estés viviendo puede traer un gran aprendizaje, más acercamiento a las personas, un encuentro más profundo contigo; en fin, puede haber muchos milagros ocultos detrás de cada momento. Agradece que puedes amar, hablar, abrazar, escuchar, salir adelante, admirar, luchar, renacer….siempre agradece.
  3. Puedes ser responsable de tu vida y rechazar ser víctima del mundo. Nadie te hace nada, simplemente las cosas pasan y tú decides cómo vives cada momento. Cuando eres víctima de los demás les entregas tu poder y se vuelven ellos responsables de tu felicidad, cuando eres responsable de ti [email protected], te llenas de poder, te llenas de capacidad de seguir adelante, dejas de esperar que los demás te hagan feliz y construyes tu propio bienestar, no hay nada más poderoso que hacerte cargo de ti.
  4. Haz algo por los demás. Poner tus dones al servicio de los demás será lo más enriquecedor que puedes hacer por ti. El amor que recibirás de ti [email protected] y de los demás será tan grande que entenderás que cuando haces algo por alguien más, no solo es para el otro, es para ti, es traer más amor a tu vida.
  5. Confía. Ríndete, suelta el volante y deja que el universo siga con su plan, él sabe más que tú, dale el control. Cuando confías todo es más fácil, no tienes que luchar, no tienes que tener la razón, no tienes que hacer que las cosas pasen, solo tienes que SER.

 

Así como espero que les sirvan a mis hijas, espero que le sirvan a todos lo que puedan leerlos, escucharlos o de alguna forma, recibirlos.

Jonathan Monteverde

Author Jonathan Monteverde

More posts by Jonathan Monteverde

Leave a Reply

seventeen − one =