Olvida las dietas y baja de peso

By enero 19, 2018health

Esto no es una fórmula mágica para eliminar esos kilos extra, eso no existe. Cambiar algo que no nos gusta de nosotros mismos requiere esfuerzo, claro, si queremos hacer un cambio desde la raíz. Sí existen productos o programas que pueden llevarnos a obtener resultados rápidos pero invariablemente, después de un tiempo, regresamos a las viejas costumbres y también a las viejas tallas de ropa.

 

¿Por qué volvemos a subir de peso cuando ya hemos logrado bajar una vez? O ¿por qué no logramos bajar de peso nunca?

 

Buscamos la solución a nuestro sobrepeso en los lugares equivocados y someternos a una dieta no es la respuesta a nuestro problema. ¿Porqué las dietas no funcionan? Porque el origen del sobrepeso no está en lo que la mano lleva a la boca, está en el porqué comemos lo que comemos, cómo nos estamos sintiendo tanto física como emocionalmente cuando comemos, qué estamos pensando cuando lo hacemos.

 

Antes se trataba al poder de la mente como un tema esotérico o metafísico, hoy existe evidencia científica, que demuestra la relación que existe entre la mente y la realidad. Los muchos estudios que han realizado los científicos de la física cuántica, concluyen que somos unas enormes antenas electromagnéticas y dependiendo de nuestros pensamientos, que se convierten en energía, vamos a atraer unas posibilidades u otras de las miles que existen. Es por eso, que debemos cuidar cada pensamiento que tenemos, ya que influye directamente en la realidad que vamos creando. Así que tenemos que parar un momento y pensar, ¿Qué realidad nos estamos creando?. Esto aplica para cualquier ámbito de nuestra vida, nuestras finanzas, vida profesional, pareja y en nuestro cuerpo.

 

Cuando nos creamos una realidad de sobrepeso y de dificultad para bajar o mantener el peso, es necesario reconocer la serie de pensamientos que nos han llevado a esta situación, porque claro, no es algo que hagamos conscientemente, es de manera inconsciente que nos estamos repitiendo que estamos gordos, que se nos ve mal cierta ropa, que todo lo que comemos nos engorda, etc. Pero si no traemos a la consciencia lo que en el fondo genera nuestros kilos extras, será muy difícil cambiarlo y así, tener resultados permanentes.

 

El Dr. Deepak Chopra escribe en su libro ¿De qué tienes hambre? lo siguiente: “Si está descontento con su peso, es probable que esos kilos extra representen algunas experiencias desdichadas: momentos de frustración, niveles altos de estrés, ansiedad respecto a un trabajo o relación. Su cuerpo representa una historia hasta ahora, pero se puede cambiar la historia y así, cambiar el cuerpo”.

 

Tal vez la historia que nos hemos contado es la de una vida solitaria, triste, que es muy difícil tener éxito, que no vale la pena lo que nos esforcemos, los resultados son los mismos. Pero podemos empezar a contarnos una historia diferente ahora.

 

¿Cómo podemos reconocer la historia que nos contamos para lograr cambiarla?

 

Para la mayoría de la personas la comida brinda una sensación de placer. Disfrutamos comer, además es una necesidad básica que no sólo trae satisfacción física sino también emocional. Se remonta a nuestros primeros meses de vida donde nuestra madre nos alimentaba en sus brazos brindando una sensación de protección y de satisfacción a la vez. Es fácil que cuando nos estamos sintiendo faltos de algo, comamos. Es fácil porque no somos conscientes de lo que en realidad estamos sintiendo y necesitando y una parte instintiva nos lleva a la comida ya que sabemos que ahí encontramos satisfacción.

 

PASO 1

 

El primer paso es entender ¿por qué comemos cuando comemos? Para esto te propongo que hagas un diario de comidas que vaya más o menos así:

 

¿Cómo te sientes?
  Alimento Emocionalmente Físicamente
Desayuno
Comida
Cena
Snacks

 

Por dos semanas, escribe diariamente qué estas comiendo, como te sientes físicamente y como te sientes emocionalmente. Por ejemplo: Snack de media mañana, una bolsa de papas, me siento emocionalmente estresada por los resultados de la reunión y físicamente me siento alterada, el corazón acelerado, mucha energía. Hazlo sin juicios hacia ti, este diario es sólo para ti, así que puedes poner todo sin vergüenza, nadie lo leerá.

 

El objetivo es identificar qué estamos sintiendo y pensando cuando comemos. Yo por ejemplo, descubrí con este ejercicio que cuando peor como en términos de calidad de comida, es decir, cuando más chatarra y más carbohidratos y azúcar como es cuando estoy cansada. Entendí que en realidad lo que mi cuerpo me está pidiendo es descanso y no un postre.

 

PASO 2

 

Una vez que hayas identificado qué es lo que sientes cuando comes lo que comes, haz un plan de acción. A cada sentimiento identificado dale una solución práctica que te pueda sacar de la inercia de comer (cuando no es por hambre). Yo por ejemplo, cuando estoy cansada y noto que tengo antojos hago una pausa, si no es hora de dormir aún, tomo 5 minutos para meditar, no importa donde esté. Eso me reconecta con mi cuerpo, me relaja y me da un poco de descanso de la rutina diaria. Al terminar me pregunto si todavía quiero comerme el chocolate, si la respuesta es “sí”, me lo como, si la respuesta es “no, lo que quiero es mi cama” no me lo como. Al hacer esto, el 80% de los antojos se quedan fuera.

 

Dependiendo cuál es el sentimiento será la solución, es totalmente personal, tal vez ante el estrés puedas, respirar profundo 5 veces, meditar, salir a caminar o jugar en tu celular. O ante la tristeza tal vez puedas hablar con una amiga, ver una película o leer un libro.

 

La intención es escuchar a nuestro cuerpo, conectarnos con él y darle lo que realmente necesita y eliminar como respuesta default la comida.

 

PASO 3

 

Empezar a cambiar nuestros pensamientos. Haz una lista de pensamientos que tienes en relación a la comida, como:

 

  • No puedo dejar nada en el plato
  • Me gustan puras cosas que engordan
  • A mí todo me engorda
  • Como mucho
  • No puedo hacer dietas

 

Escribe una afirmación positiva en relación a cada pensamiento:

 

  • No puedo dejar nada en el plato/ Como lo que necesito, lo demás lo desecho
  • Me gustan puras cosas que engordan/ Mi cuerpo toma lo que me hace bien, lo demás lo desecha
  • A mí todo me engorda/ La comida me hace bien, me nutre
  • Como mucho/como lo que mi cuerpo me pide
  • No puedo hacer dietas/ Como lo que mi cuerpo necesita cuando lo necesita

 

Pon sólo tus afirmaciones positivas en un lugar que veas constantemente, wallpaper de tu celular, pegadas en tu escritorio o donde mejor te parezca. La idea es que te recuerdes varias veces al día que tus pensamientos crean tu realidad y si ellos son de sobrepeso, eso tendrás. Cada vez que te caches con algún pensamiento negativo, sustitúyelo inmediatamente por uno positivo.

 

Si quieres profundizar más en estos temas te recomiendo la película ¿Y tú qué sabes? (está en youtube) y los libros La dieta del alma de Marianne Williamson y ¿De qué tienes hambre? De Deepak Chopra.

Jonathan Monteverde

Author Jonathan Monteverde

More posts by Jonathan Monteverde

Leave a Reply

16 + fifteen =